Resultados de la primera edición del monitoreo (2020)

El Monitoreo Berlinés de Violencias Trans-Lesbo-Homo-Odiantes tiene por objetivo mejorar el registro y la documentación de la violencia trans-, lesbo- y homo-odiante a fin de sensibilizar a las sociedades dentro de la ciudad y empoderar a lEs afectadEs. La primera edición, publicada en diciembre de 2020, lanza el informe, que será actualizado continuamente, con dos puntos de enfoque:

  • En primer lugar, y por primera vez, se evalúan de manera diferenciada los datos del servicio de protección estatal de la policía sobre «delitos de odio contra la orientación sexual y/o la identidad de género» para Berlín del período de 2010 a 2018 y
  • en segundo lugar, se examina a fondo la violencia lésbo-odiante, que es sensiblemente más invisible y sólo está representada en las estadísticas de la policía en pequeña medida.

Los dos puntos focales son complementados por el trabajo del Berlin Monitor, que realiza un seguimiento de las actitudes trans-, lesbo- y homo-odiantes en la población y las experiencias de discriminación, al igual que tres contribuciones de expertEs – por ejemplo, sobre el concepto «crímenes de odio» o sobre el entrelazamiento de sexismo, misoginia y violencia contra las lesbianas.

A continuación, se resumen de antemano los resultados centrales de los dos temas principales.

Violencia trans-, lesbo y homo-odiante en las estadísticas policiales
Actitudes trans-, lesbo- y homo-odiantes y experiencias de discriminación en Berlín
Enfoque en la violencia contra las lesbianas: Comprender la violencia contra las lesbianas
Enfoque en la violencia contra las lesbianas: resultados de la encuesta estandarizada

Violencia trans-, lesbo y homo-odiante en las estadísticas policiales

En Berlín, un alto porcentaje de los casos de violencia trans y homo-odiantes que suceden en la ciudad son reportados.

  • En Berlín, el número de denuncias a la policía de casos de delitos de odio contra la orientación sexual y/o la identidad de género es particularmente elevado; en concreto, aquí se registran más casos que en el resto del país entero.
  • Desde 2018, el número de denuncias de delitos de odio contra la orientación sexual y/o la identidad de género aumenta considerablemente. También hay aumentos significativos de denuncias de delitos violentos, aunque siguen siendo un porcentaje minoritario.
  • El elevado número de casos radicados se explica en parte por una alta disposición de las víctimas por hacer las denuncias, lo que es apoyado continuamente por las instituciones de la comunidad, la policía y las fiscalias. Sin embargo, los fuertes aumentos marcan una creciente presión para actuar.

Las estadísticas sobre los delitos de odio contra la orientación sexual y/o la identidad de género documentan principalmente víctimas masculinas*, una parte considerable de los casos son actos de violencia, el delito más común son insultos.

  • Las estadísticas de la policía registran el género de manera binaria. En los casos en los cuales se proporciona información sobre las personas afectadas, la mayoría de las víctimas de delitos de odio contra la orientación sexual y/o la identidad de género en Berlín son hombres* (83% de las personas afectadas). Alrededor de un sexto (16%) de las personas afectadas son mujeres*.
  • Los delitos violentos representan alrededor de un tercio (35%) de los casos denunciados.
  • Los insultos son el delito más común, y representan dos quintas partes (44,3%) de los casos.
  • Los delitos de odio contra la orientación sexual y/o la identidad de género se dirigen principalmente (88,8%) contra personas y sólo en menor medida contra la propiedad.

El crimen de odio contra la orientación sexual y/o la identidad sexual está más ampliamente anclado en la sociedad y sólo se atribuye en menor medida a un espectro organizado.

  • La mayoría de los incidentes clasificables de delitos de odio contra la orientación sexual y/o la identidad de género caen dentro del área del fenómeno «Delitos por motivos políticos – de la derecha». Sin embargo, la gran mayoría de los casos no se pueden asignar a ninguna de las áreas de fenómeno definidas (79,9%). Se encuentran en el área del fenómeno «Delincuencia por motivos políticos – no asignable» (79,9 %).
  • La violencia trans-, lesbo- y homo-odiante no es predominantemente un tema exclusivo del llamado extremismo político, sino que está más ampliamente anclado en la sociedad. Los delitos cometidos por extremistas representan sólo una pequeña proporción de los casos de delitos trans- y homo-odiantes (11%).
  • En el 17% de todos los casos de violencia trans- y homo-odiante denunciados, también se documentaron otras dimensiones de criminalidad por motivos políticos, especialmente delitos motivados por la xenofobia, el antisemitismo y el racismo.

Los puntos geográficos centrales son los barrios de Mitte, Tempelhof-Schöneberg y Friedrichshain-Kreuzberg.

  • Dos tercios de todos los incidentes (63%) se producen en los mismos tres distritos: Mitte, Tempelhof-Schöneberg y Friedrichshain-Kreuzberg; los distritos con los niveles más altos de incidentes en todo Berlín son Neukölln y Mitte.
  • El distrito de Neukölln en particular, pero también Friedrichshain y Kreuzberg se destacan por sus altas proporciones de asaltos y graves lesiones corporales.
  • La mayoría de los asaltos reportados (67,3%) ocurren en espacios públicos y semipúblicos.

Los actos trans- y homo-odiantes documentados por la policía con frecuencia están asociadas con eventos festivos y salidas nocturnas.

  • En Berlín, casi la mitad (47,6%) de los incidentes ocurre en las primeras horas de la tarde y de la noche, concretamente entre las 4pm y la medianoche.
  • Los delitos trans- y homo-odiantes ocurren especialmente durante el fin de semana. Casi el 40% ocurren los sábados y domingos.
  • La tasa de delitos trans- y homo-odiantes es particularmente alta en los meses estivales de junio, julio y agosto. En cada uno de estos meses ocurren más del 10% de los casos.

Los sospechosos son predominantemente hombres y a menudo ya conocidos por la policía. Sus nacionalidades corresponden a la demografía general de la población de Berlín.

  • Delitos trans- y homo-odiantes en Berlín son a menudo (56%) cometidos por sospechosos individuales.
  • Entre 2010 y 2018 la proporción de sospechosos masculinos es del 91,5%.
  • Los incidentes trans- y homo-odiantes son cometidos por sospechosos de todas las edades, pero la mayoría de los sospechosos son jóvenes: el 17,2% son menores de 20 años, casi un tercio (30,7%) tienen entre 20 y 30 años, y el 20,7% tienen entre 30 y 40 años.
  • No hay características conspicuas en cuanto al origen y la nacionalidad de los sospechosos. Ciudadanos alemanes y personas de nacionalidad no alemana aparecen como agresores en proporción a su porcentaje de participación en la población residente de Berlín.
  • Un número sorprendentemente alto de sospechosos de delitos de odio contra la orientación sexual y/o la identidad sexual tiene antecedentes penales. Sólo un cuarto de los sospechosos no tiene antecedentes penales.

Las víctimas de la violencia trans- y homo-odiante documentada por la policía suelen viajar solas, no conocen al perpetrador y son jóvenes.

  • La mayoría de las víctimas de delitos de odio contra la orientación sexual y/o la identidad sexual fueron seleccionadas «al azar» (68,2%), sin conocimiento previo.
  • Casi tres cuartos (70%) de los asaltos en Berlín están dirigidos contra una persona individual.
  • Hombres* se ven afectados por los delitos violentos en mayor medida (42%) que mujeres* (36%).
  • Las víctimas de delitos de odio contra la orientación sexual y/o la identidad de género son mayoritariamente jóvenes. El 30% de los perjudicados tienen entre 20 y 30 años, y una cuarta parte (24%) entre 30 y 40 años.
  • En los grupos de edad más jóvenes, aparecen más víctimas de personas de sexo femenino*.
  • Mitte, Tempelhof-Schöneberg, Friedrichshain-Kreuzberg y Neukölln son distritos con un número particularmente alto de víctimas.

Los delitos violentos son resueltos con menos frecuencia que los delitos no violentos.

  • La tasa de resolución de delitos violentos (38,2%) es significativamente inferior a la de delitos no violentos (48,1%).
Actitudes trans-, lesbo- y homo-odiantes y experiencias de discriminación en Berlín
  • Experiencias de discriminación basada en la orientación sexual y/o la identidad de género son muy extendidas.
  • Las personas de edad informan de esas experiencias de discriminación en menor medida; en contraste, en el grupo de edad de hasta los 30 años los informes son particularmente elevados.
  • MuchEs berlinesEs expresan actitudes liberales y abiertas y una clara mayoría apoya las medidas contra la discriminación de personas LGBTI+. Sin embargo, en segmentos más pequeños de la población, existen prejuicios abiertamente trans-, lesbo- y homo-odiantes.
  • La aprobación de los prejuicios trans-, lesbo- y homo-odiantes tiende a estar más extendida entre la población de edad avanzada. La aprobación verbal de los prejuicios trans-, lesbo- y homo-odiantes disminuye con el aumento del nivel de educación formal.
  • Las actitudes trans-, lesbo- y homo-odiantes son algo más prevalentes entre las personas con «antecedentes migratorios» o sin ciudadanía alemana. Sin embargo, la mayoría de ellos también está de acuerdo con las medidas contra la discriminación de las personas LGBTI+.
Enfoque en la violencia contra las lesbianas: Comprender la violencia contra las lesbianas

Las estadísticas sobre el homo-ódio tienden a dejar invisibles a las lesbianas.

  • Investigaciones sobre la violencia contra las lesbianas demuestran que la baja representación de las mujeres lesbianas/queer* no se debe a una menor exposición a la violencia.
  • Investigaciones también muestran que mujeres* están más inclinadas que hombres* a aceptar insultos homo-odiantes, estando acostumbradas al insultos, depreciación y sexismo cotidiano desde jóvenes.

La violencia lesbo-odiante es un tema muy urgente para mujeres lesbianas/queer*.

  • La violencia lesbo-odiante tiene una gran urgencia para las personas afectadas, porque toda mujer lesbiana/queer* tiene que temer sufrir violencia lesbo-odiante.
  • A menudo, las experiencias personales de violencia lesbo-odiante no se nombran como tales.
  • Berlín es percibido como un «lugar de refugio» seguro. Al mismo tiempo, la sensación de seguridad de mujeres lesbianas/queer* en Berlín ha disminuido en los últimos años.

La violencia ocurre predominantemente en espacios públicos. Sin embargo, las agresiones en el entorno personal suelen percibirse como más dolorosas

  • La violencia verbal (insultos etc.) es mencionada como la forma más común de violencia.
  • Los incidentes de violencia en los espacios públicos tienden a ocurrir como «violencia de paso», que surge de encuentros fortuitos, o como violencia en el contexto de come-ons heterosexistas.
  • Violencia en el entorno personal es denunciada con menos frecuencia que la violencia en la esfera pública, pero las afectados suelen percibirla como más dolorosa. A menudo se trata de procesos continuos en los que se mantiene el contacto con los perpetradores.
  • La violencia contra las lesbianas también ocurre dentro de las comunidades LGBTI+. Estos incidentes son particularmente estresantes porque ocurren en espacios que (deberían) funcionar como lugares seguros.

El entrelazamiento con otras formas de discriminación juega un papel importante.

  • En la violencia contra las lesbianas, casi siempre están entrelazados el lesbo-odio y el (hetero-) sexismo.
  • Otras interseccionalidades recurrentes en el contexto de la violencia lésbica son el trans-odio, el racismo y el odio contra personas con discapacidad.

Muchas mujeres lesbianas/queer* toman precauciones. En situaciones violentas concretas, el comportamiento de los transeúntes juega un papel importante.

  • Muchas mujeres lesbianas/queer* toman precauciones y así se encargan individualmente de la tarea social de la prevención de la violencia.
  • Las personas perjudicadas tienen «mapas de la ciudad» personales con los lugares donde se sienten particularmente seguras o inseguras. Estos «mapas de la ciudad» varían mucho de un individuo a otro y no es posible sacar conclusiones generales sobre distritos específicos de la ciudad.
  • En comparación con estudios anteriores, se ha producido un cambio en la forma como se aborda la violencia: aunque todavía hay pocas denuncias, se verbaliza y discute mucho en privado.
  • La no-intervención de transeúntes suele describirse como particularmente doloroso, mientras que las situaciones en que los transeúntes intervienen se describen como de «empoderamiento» y apoyo.
  • La mayoría de las encuestadas desea un compromiso social más fuerte con su problema específico, por ejemplo, acciones de solidaridad y coraje civil.
Enfoque en la violencia contra las lesbianas: resultados de la encuesta estandarizada

¿A quién se entrevistó?

  • De 188 personas encuestadas, la mayoría se identifica como femenina (87%) o diversE (14%) y lesbianas (58%) o queer* (35%). La mayoría de las personas encuestadas tienen entre 25 y 35 años (fueron entrevistadas personas entre 18 y más de 60 años), tienen un título universitario y el 28% son a menudo visibles como lesbianas/queer* según su propia evaluación.

La mayoría de las personas entrevistadas ha experimentado violencia contra lesbianas en los últimos cinco años. El entrelazamiento con sexismo juega un papel importante en estos incidentes.

  • La mayoría de las personas encuestadas se siente bastante segura en Berlín, sin embargo, se preocupan con la posibilidad de ataques lesbo-odiantes.
  • El 57% de las personas encuestadas ha experimentado violencia anti-lesbiana en los últimos cinco años, el 35% incluso en el último año. La motivación lesbo-odiante era claramente identificable en la mayoría de los casos, por ejemplo, debido a insultos y discursos ofensivos (70 %).
  • La mayoría de los asaltos fue cometida por individuos (63%). Sólo en pocos casos el perpetrador era conocido personalmente (13%).
  • El sexismo y el lesbo-odio parecen estrechamente entrelazados; las personas perjudicadas casi siempre perciben un componente sexista en las agresiones. El nivel de preocupación debido al sexismo (94%) es incluso mayor que el debido al lesbo- y homo-odio.

La gran mayoría de las personas encuestadas toman medidas de precaución. Sin embargo, rara vez las agresiones son denunciadas.

  • Alrededor de tres cuartos de lEs participantEs toman medidas de precaución. Las personas encuestadas que a menudo son percibidas como lesbianas/queer* son aún más propensos a tomar precauciones (más del 90%).
  • La cifra de actos de violencia contra las lesbianas no denunciada parece excepcionalmente alta. De 97 agresiones, tres fueron denunciadas.
  • Informes sobre asaltos hacia lesbianas y personas queer* raramente salen más allá de la comunidad. Las posibilidades de reportar incidentes en línea son apenas conocidas (16%).
  • El 50% de las personas entrevistadas conocen los centros de asesoramiento y las personas de contacto de la policía.
  • MuchEs de los encuestadEs no denuncian las violencias sufridas a la policía porque no creen que la policía haga o pueda hacer algo.

A menudo, transeúntes están presentes, pero raramente intervienen.

  • Los asaltos suelen ocurrir en presencia de transeúntes. Según las personas encuestadas, en la mayoría de los casos (67%) transeúntes están presentes. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos (75%) las personas presentes no intervinieron ni llamaron ayuda.
  • La no-intervención de transeúntes y testigos también se extiende a agresiones más graves, como a casos de violencia física.